13/11/17

Hidratación, protección del sol y una buena nutrición, para una piel perfecta [13-11-17]

 
Hidratación, protección del sol y una buena nutrición, para una piel perfecta

En invierno también tenemos que cuidarnos de los rayos ultravioletas del sol e hidratar nuestra piel. El Tribuno consultó a dos especialistas salteñas que dieron tips para lucir radiantes y mostrarse saludables.
 "La superficie de la piel está compuesta por células muertas que actúan como una barrera y protegen los tejidos de lesiones e infecciones. Existen una serie de agentes externos que modifican esta protección y, con el tiempo, provocarán un deterioro en la piel que puede ocasionar molestias, afectar nuestra salud y finalmente, dar un aspecto deslucido que sin duda todos queremos evitar", dice la médica Loren Tanjilevich para hacernos tomar conciencia sobre la importancia del cuidado de la piel y ofrece una serie de recomendaciones para lucirla y tenerla más saludable.


¿Quiénes son los enemigos de la piel?


Los aceites de esta capa cutánea reducen la evaporación y ayudan a mantener la humedad en los estratos más profundos, dando a la piel un aspecto flexible. Sin embargo, una serie de agentes externos atentan contra nuestra protección natural.

  • El exceso de jabón en el cuerpo o el refregarse con fuerza o demasiada frecuencia elimina la protección grasa que defiende al organismo contra hongos y bacterias.
  • Los jabones germicidas barren las defensas naturales y los detergentes fuertes o perfumes de ciertos humectantes pueden irritar o secar la dermis.
  • Rascarse la piel seca puede provocar una infección con posterior desarrollo de cicatrices.
  • El clima extremo, ya sea el exceso de frío o calor produce resecamiento de la piel, lo que la hace más sensible y tirante. También el aire acondicionado, el humo del cigarrillo y la contaminación ambiental son perjudiciales, ya que contribuyen a que se obstruyan los poros con toxinas.
  • Una dieta poco equilibrada produce una piel de apariencia gastada y opaca. Es necesario incorporar al organismo vitaminas, nutrientes, aceites y minerales que son el combustible necesario para regenerar constantemente las células de nuestro cuerpo.
  • La deshidratación es uno de los factores principales que atentan contra el aspecto y la salud de la piel. Sin la dosis diaria de agua necesarias (más de 1,5 litros) la dermis se ve como una planta sin riego: mustia y debilitada. El agua se incorpora al organismo principalmente con el consumo de bebidas y la ingesta de frutas y vegetales.
  • La obesidad y la adolescencia son estados y etapas que afectan el aspecto de la piel, ya que hay una mayor cantidad de grasa en el organismo. Cuando esta proporción supera lo recomendable impacta tanto en la salud como en lo estético. Una dieta adecuada puede contribuir en mucho a revertir estos efectos.
  • La edad y el paso del tiempo disminuye la humedad natural de la piel. Las células se regeneran constantemente pero en las personas mayores, el organismo responde con más lentitud y lo hace más susceptibles de afecciones cutáneas.
  • El estrés, las intoxicaciones (con alimentos, bebidas o fármacos) y la falta de sueño influyen en el metabolismo, que no actúa con toda su potencia y esto repercute finalmente en el aspecto y la salud de la piel.


La alimentación

No solo son factores ambientales los que influyen en el aspecto sano de la piel. Sino que también depende del tipo de alimentación que se tenga y de la ingesta de cierto tipo de alimentos. Así lo afirma un estudio publicado en The American Journal of Nutrition.

Si has distinguido cuál es tu tipo de cutis o bien consultaste al médico y también sabes que la alimentación es un factor elemental para la salud y bienestar de la piel, puedes elegir cómo cuidarla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Suscripcion por mail