16/3/17

Beneficios de la vitamina C [16-3-17]


Beneficios de la vitamina C

La vitamina C se requiere para el crecimiento y reparación de tejidos en todas las partes del cuerpo.

Es necesaria para formar el colágeno, una proteína importante utilizada para formar la piel, el tejido cicatricial, los tendones, los ligamentos y los vasos sanguíneos.

La vitamina C es esencial para la cicatrización de heridas y para la reparación y mantenimiento de cartílago, huesos y dientes.

La vitamina C es uno de muchos antioxidantes, al igual que otros dos antioxidantes bien conocidos como la vitamina E y el betacaroteno.

Los antioxidantes son nutrientes que bloquean parte del daño causado por los radicales libres, los cuales son subproductos que resultan cuando el cuerpo transforma alimentos en energía.

La acumulación de estos subproductos con el tiempo es ampliamente responsable del proceso de envejecimiento y puede contribuir al desarrollo de varias condiciones médicas tales como cáncer, enfermedad cardíaca y muchas condiciones inflamatorias como la artritis.

Los antioxidantes también ayudan a reducir el daño corporal causado por los químicos y contaminantes tóxicos como el humo del cigarrillo.

La deficiencia de vitamina C puede llevar al resecamiento y formación de horquilla en el cabello, gingivitis (inflamación de las encías) y encías sangrantes; piel áspera, reseca y descamativa; disminución de la tasa de cicatrización de heridas; tendencia a la formación de hematomas; sangrados nasales; debilitamiento del esmalte de los dientes; dolor e inflamación de las articulaciones; anemia; disminución de la capacidad para detener infecciones y posiblemente aumento de peso debido a la baja tasa metabólica y bajo gasto de energía.

Una forma grave de deficiencia de vitamina C se conoce como escorbuto, que afecta principalmente a adultos de edad y desnutridos.

El cuerpo no fabrica la vitamina C por sí solo, ni tampoco la almacena.

Por lo tanto, es importante incluir muchos alimentos que contengan vitamina C en la dieta diaria.

Fuentes alimenticias

Todas las frutas y verduras contienen alguna cantidad de vitamina C.

Los alimentos que tienden a ser las mayores fuentes de vitamina C son, entre otros: el pimentón verde, las frutas y jugos de cítricos, las fresas, los tomates, el brócoli, los nabos y otras verduras de hoja verde, la Papa o patata blanca y la dulce (camote) y el melón cantalupo.

Otras fuentes excelentes abarcan: la papaya, el mango, el melón, la col de Bruselas, la coliflor, el repollo, el cidrayote, los pimentones rojos, la frambuesa, los arándanos, la piña y los arándano agrios.

Recomendaciones

La mejor forma de obtener los requerimientos de las vitaminas esenciales, incluyendo la vitamina C, es consumiendo una dieta balanceada que contenga una variedad de los alimentos de los grupos básicos de alimentos.

La vitamina C se debe consumir todos los días, ya que no es una vitamina liposoluble y, por lo tanto, no se puede almacenar para uso posterior. La ingesta diaria recomendada de vitamina C en la dieta (de acuerdo con la RDA de los Estados Unidos) aparecen en la siguiente lista:

Pediátrico:

* Neonatos de 1 a 6 meses: 30 mg

* Bebés de 6 a 12 meses: 35 mg

* Niños de 1 a 3 años: 40 mg

* Niños de 4 a 6 años: 45 mg

* Niños de 7 a 10 años: 45 mg

* Niños de 11 a 14 años: 50 mg

* Mujeres adolescentes de 15 a 18 años: 65 mg

* Hombres adolescentes de 15 a 18 años: 75 mg

Adultos:

* Hombres de más de 18 años: 90 mg

* Mujeres de más de 18 años: 75 mg

* Mujeres lactantes: primeros 6 meses: 95 mg

* Mujeres lactantes: segundo semestre: 90 mg

Debido a que el cigarrillo agota la vitamina C, la gente que fuma generalmente necesitan 35 mg/día adicionales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Suscripcion por mail