15/9/10

Comida chatarra puede provocar adicción cerebral

.
Comida chatarra puede provocar adicción cerebral

De acuerdo con autores de la investigación, la dependencia a ‘alimentos basura’ es similar a la de las drogas o al tabaco

Nuevas investigaciones demuestran que el consumo excesivo de alimentos ricos en grasas y azúcares puede provocar respuestas adictivas a nivel cerebral.

A través de resonancias magnéticas en 26 mujeres obesas o con sobrepeso, se observó su reacción a nivel cerebral al consumir durante seis meses un batido calórico y sabroso (pero que las hizo aumentar de peso), o uno sin calorías e insípido.

El examen mostró que el cerebro de las mujeres que ingirieron mayores cantidades del batido calórico tenía una menor actividad en la zona asociada a las comidas palatables, es decir, gratas al paladar. Esto implica que en la medida en que el alimento produce menos placer, la persona tiende a consumir más para alcanzar la gratificación.

"Se ha visto en otros estudios que la comida chatarra o los alimentos altos en azúcares tienen una mayor palatabilidad, tienen un sabor rico y cuesta dejar de comerlos", explica la doctora Daniela Adjemian, nutrióloga del Hospital Clínico Universidad de Chile.

Asimismo, los alimentos ricos en azúcares favorecen un vaciamiento gástrico más acelerado, por lo que dan una sensación de saciedad por menor tiempo que comer proteínas, agrega la especialista.

"No provoca la misma saciedad comer un pedazo de torta que un trozo de carne".

Según estimaciones, el abuso de comida de alta palatabilidad afecta a una de cada 30 personas.

Círculo vicioso

En la investigación liderada por Eric Stice, del Departamento de Psicología de la U. Texas, que será publicada por la revista Journal of Neuroscience, los autores plantean que la comida chatarra puede provocar una respuesta adictiva a nivel cerebral muy parecida a la de las drogas o el tabaco.

Un estudio publicado en marzo por la revista Nature llegaba a una conclusión similar, pero en ratas. Un equipo del Scripps Research Institute de Florida observó que tras una dieta abundante en comida chatarra, las ratas se convirtieron en comedoras compulsivas.

Rafael Maldonado, experto en neurofarmacología de la U. Pompeu Fabra de Barcelona, precisa que "se puede llegar a la pérdida completa del control, tanto en la búsqueda de comida basura como en las drogas".

Desde el punto de vista neurológico, las drogas, así como los alimentos con una alta palatabilidad, producen efectos parecidos en el cerebro. Concretamente, actúan sobre neurotransmisores como la dopamina (asociada al desarrollo de adicciones).

Así, se genera un círculo vicioso que cuesta cortar, agrega la doctora Adjemian. "Además, la mayoría de la gente tiene malos hábitos alimenticios; comen desordenado y eso lleva a ingerir alimentos que no son balanceados nutricionalmente, lo que perpetúa el problema".

Reciclaje de proteínas

Las proteínas están compuestas por una cadena de aminoácidos y desde hace tres décadas los científicos han sabido que el primero de ellos en la secuencia determina la duración de una proteína.

Los científicos de la Universidad McGill, de Montreal, han descubierto la forma en que la célula identifica a este primer aminoácido y lo "recicla".

Las células reciclan las proteínas por muchas razones: durante el ayuno que causa la pérdida de tejido muscular, en el crecimiento y remodelación durante el desarrollo, o en el proceso normal por el cual las proteínas viejas son sustituidas por proteínas nuevas.

Además del progreso en la comprensión del ciclo de vida de las proteínas, este hallazgo tiene repercusiones importantes para los pacientes con el síndrome Johanson Blizzard, un mal muy poco común causado por una mutación en una proteína.

eluniversal.com.mx

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Suscripcion por mail