5/3/10

El chocolate podría hacer que los accidentes cerebrovasculares sean menos probables

Sin embargo, un experto señala que la falta de beneficio para la enfermedad cardiaca y los accidentes cerebrovasculares más comunes sigue siendo un misterio

Por Serena Gordon
Reportero de Healthday

MIÉRCOLES, 3 de marzo (HealthDay News/DrTango) -- En una noticia que de seguro deleitará a los amantes del chocolate, un estudio de la Harvard halla que comer unos cuantos cuadritos de chocolate al día podría reducir el riesgo de accidente cerebrovascular (ACV) hemorrágico en 52 por ciento.

Desafortunadamente para los fanáticos del chocolate, la misma investigación también encuentra que el chocolate no parece tener un beneficio protector para el tipo más común de ACV.

Las personas que sufren un accidente cerebrovascular tienen un ACV isquémico o hemorrágico. El accidente cerebrovascular isquémico ocurre cuando un vaso sanguíneo que suministra sangre al cerebro sufre una obstrucción parcial o total. Este tipo de ACV representa casi el 80 por ciento de todos los casos de esta dolencia, de acuerdo con el Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidente cerebrovascular de EE. UU. Los ACV hemorrágicos, que ocurren cuando se rompe y sangra un vaso sanguíneo del cerebro, constituyen casi el veinte por ciento de todos los accidentes cerebrovasculares.

"Existen varios mecanismos posibles, pero el efecto del cacao rico sobre la salud cardiovascular parece derivarse de su efecto sobre la presión arterial y la capacidad para mejorar la flexibilidad de los vasos sanguíneos", señaló el autor principal del estudio, el Dr. Martin Lajous, candidato doctoral en la Facultad de salud pública de Harvard en Boston.

"En el contexto de una ingesta apropiada, comer pequeñas cantidades de cacao podría resultar beneficioso", apuntó Lajous.

Sin embargo, Lajous agregó que "es difícil entender por qué parece beneficiar sólo el accidente cerebrovascular hemorrágico".

Los hallazgos serán presentados el miércoles en la conferencia de la American Heart Association sobre epidemiología y prevención de la enfermedad cardiovascular en San Francisco.

El beneficio atribuido al cacao resulta de las sustancias que contiene, conocidas como flavonoides, que se cree ayudan a proteger contra ciertos factores de la enfermedad cardiovascular, tales como la presión arterial y los coágulos.

En el estudio, los investigadores revisaron los datos de 4,369 mujeres francesas de mediana de edad, ninguna de las cuales tenía evidencia de enfermedad cardiaca al comienzo del estudio en 1993. El índice de masa corporal promedio era de 23, una cifra que se considera un peso normal.

Cuando comenzó el estudio, las mujeres ofrecieron un recuento detallada de los alimentos que comían en un periodo de 24 horas. Los investigadores calcularon el consumo de cacao mediante el análisis de siete alimentos en particular: barras de chocolate sin leche, barras de chocolate con dulce, bebidas de chocolate, crema de chocolate, cruasán relleno de chocolate, galletas con chocolate y pasteles que contenían chocolate.

En los 12 años siguientes, 493 mujeres fueron diagnosticas con algún tipo de enfermedad cardiovascular: 200 tuvieron ataques cardiacos y 293 un accidente cerebrovascular. De los ACV, 189 fueron isquémicos y 91 hemorrágicos.

Tras ajustar los datos para tomar en cuenta factores de riesgo conocidos de la enfermedad cardiaca, tales como el consumo de tabaco, la actividad física, el peso, la presión arterial, los niveles de colesterol y la diabetes, los investigadores no encontraron ninguna asociación estadísticamente significativa en el riesgo de enfermedad cardiovascular entre los que consumían una alta cantidad de cacao y los que consumían un baja cantidad.

Sin embargo, cuando desglosaron los datos por tipo de ACV, encontraron una reducción estadísticamente significativa entre las mujeres que tenían accidentes cerebrovasculares hemorrágicos y que habían consumido la mayor cantidad de chocolate. Entre las mujeres que consumieron más de 9 gramos (0.32 onzas) de chocolate al día, el riesgo de accidente cerebrovascular hemorrágico fue 52 por ciento más bajo que entre las que consumían menos de 0.1 gramos de chocolate al día.

Lajous explicó que 9 gramos equivale a dos o tres cuadritos de chocolate al día, y apuntó que las mujeres francesas del estudio consumían por lo general chocolate negro, que contenía cerca de 35 por ciento de cacao.

"Nuestros resultados son intrigantes, pero necesitan confirmarse en otros estudios", señaló.

Y no todo el mundo está de acuerdo con esta hipótesis.

"Sería maravilloso que el chocolate evitará realmente la enfermedad cardiaca y el accidente cerebrovascular, pero creo que no es más que un deseo", advirtió el Dr. Keith Siller, director médico del Centro de Atención Integral del Accidente Cerebrovascular del Centro Médico Langone de la Universidad de Nueva York. "Aunque es posible que la idea de que los flavonoles, la parte amarga del chocolate, puedan contribuir a la salud cardiovascular, tenga algún mérito, no existen pruebas científicas sólidas".

Además, quedó perplejo con el hallazgo del estudio de que el cacao podría proteger contra un tipo de accidente cerebrovascular pero no contra otro. "Es difícil comprender por qué no hay beneficios para la enfermedad cardiaca y el accidente cerebrovascular isquémico", dijo Siller. "Cualquier cosa que pueda ayudar en el ACV debería surtir efecto en ambos tipos".

Las personas que incorporan a su dieta alimentos como el chocolate o vino tinto con la esperanza de prevenir la enfermedad cardiaca, señaló, también necesitan saber que consumen calorías adicionales. "Si comienza a aumentar de peso, quizá adquiera factores de riesgos adicionales para el accidente cerebrovascular y la enfermedad cardiaca", enfatizó Siller.

http://healthfinder.gov/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Suscripcion por mail